feromonas de gatos

Si piensas que tu gato podría estar expuesto a situaciones de estrés, te interesa leer hasta el final. Y es que existe un tratamiento que puede ayudar bastante a tu minino a reducir la ansiedad o el estrés en determinadas circunstancias. Hablamos de la terapia de feromonas para gatos.

¿Qué son las feromonas?

En primer lugar, debes saber que las feromonas son sustancias químicas que segregan todos los animales. Sirven para transmitir información entre individuos de la misma especie y pueden ser de distinto tipo:

  • sexuales (envían una llamada para invitar al apareamiento),
  • sociales (se utilizan para identificar a otros individuos a los que considera de su mismo grupo social o familia)
  • de alarma (se emiten en situaciones de estrés y comunican miedo)
  • de apaciguamiento (son las que segrega la madre al amamantar a la cría y transmiten sensación de seguridad y tranquilidad)
  • territoriales (sirven para el marcaje de territorio)

¿En qué consiste la feromonoterapia para gatos?

Existen unas feromonas sintéticas que son básicamente una imitación química de las que naturalmente segregan los gatos. En concreto, imitan a las feromonas sociales y son indicadas por veterinarios y etólogos para el tratamiento o la prevención del estrés en gatos.

A través de collares de feromonas, sprays o difusores, se consigue solucionar problemas de miedo o evitarles ansiedad o estrés. Éste tratamiento se recomienda especialmente para calmar al gato en situaciones tan diversas como:

  • la llegada de un nuevo gato al hogar u otro animal
  • la llegada de un bebé
  • mudanzas u obras en la casa
  • viajes prolongados o traslados en transportín si el gato no está muy habituado
  • visitas al veterinario
  • exposición a ruidos fuertes como puede ser la pirotecnia
  • postoperatorios
  • traslado a una residencia de cuidado de animales cuando sales de viaje

El tratamiento de feromonas para gatos ha demostrado dar buenos resultados en éstas situaciones y otras como el marcaje excesivo con orina o arañazos en el hogar, etc.

Nuestro consejo: consulta a tu veterinario sobre su utilización. Más aún si crees que próximamente tu gato o gata estará expuesto a situaciones que podrían provocarle miedo, estrés o ansiedad.

 

 

 

 

 

 

Síguenos