mi gato hace fuera del arenero

Los gatos son animales extremadamente limpios que permanentemente obedecen a su instinto buscando mantenerse aseados y a los que resulta fácil enseñarles a usar el arenero para hacer sus necesidades. Es por eso, que cuando un gato comienza a hacer sus necesidades fuera de su lugar habitual, saltan las alarmas y nos preguntamos preocupados qué está pasando. A continuación, revisamos los principales motivos por los que un gato puede empezar a hacer pipí o caca fuera de su arenero. 

Presta especial atención, dado que si tu gato ha empezado a hacer sus necesidades fuera de la caja, lo más probable es que esté intentando decirte algo. Además de los puntos que señalaremos a continuación, observa si muestra signos de algún malestar o molestia. ¿Se comporta normalmente? ¿Maúlla más de lo habitual? Tú conoces a tu minino mejor que nadie, presta atención a los detalles.

Algunas de las causas más frecuentes

1- Marcaje: si tu gato no está castrado, ésta es la primera causa que debes descartar ya que se trata del principal motivo por el que los gatos hacen pipi fuera del arenero. Consulta con tu veterinario, él te explicará cuáles son los beneficios de la castración para tu minino.

2- Edad avanzada: si bien no es una enfermedad por sí misma, la vejez también puede ser causa de que tu gato haga sus necesidades fuera de su bandeja. Según se hacen mayores, los gatos pueden ir perdiendo agilidad, mostrarse más apáticos o ser más propensos a infecciones u otras enfermedades. Es así que algunos gatos, al hacerse muy mayores también orinan en diferentes rincones de la casa. 

3- Estrés o amenaza en el lugar donde se sitúa el arenero: observa atentamente si tu gato puede percibir como estresante o amenazante la situación en la que se encuentra su arenero dentro de la casa. Revisa que se trate de un lugar tranquilo, con poco paso de gente u otros animales al mismo tiempo que silencioso pero de fácil acceso.

4- Competencia con otros animales de la casa: a los gatos les gusta hacer sus necesidades en lugares limpios pero donde puedan reconocer sus propios olores. Valora si no tienes asignados demasiados gatos por caja de aseo. Ésta es una de las razones más frecuentes para que uno o más de tus gatos busquen hacer sus necesidades en un lugar distinto. La recomendación general es que exista en cada casa una caja más de arena que el número de gatos que la habitan. Por ejemplo, si tienes 2 gatos necesitarás 3 cajas, si son tres, las cajas deberán ser 4, y así sucesivamente.

5- Cistitis: la enfermedad es uno de los motivos más preocupantes por los que un gato puede dejar de recurrir a su arenero. La más frecuente es la cistitis, o infección de las vías urinarias, aunque también puede tratarse de algún síntoma de otra enfermedad. Es por eso  debes acudir cuanto antes al veterinario, quien le hará las pruebas y evaluación necesaria para descartar cualquier malestar o enfermedad.

6- Rechazo a la caja o el tipo de arena: si quieres cambiar de arena es recomendable que el cambio se haga de manera progresiva. De hecho puede ser que el tipo de arena que has elegido no sea de su agrado. Recuerda que los hay de muchos tipos y el gusto de cada gato es muy diferente.

Si tu gato orina fuera de su bandeja podría ser porque esté sucia. Es muy importante limpiarla regularmente. Los gatos son animales muy limpios, por eso no querrán hacerlo en un lugar que esté sucio y se buscarán un rincón de la casa que esté más higiénico. Sin embargo, deberás tener especial cuidado en éste sentido. Por norma general los gatos  rechazan los olores extraños. Entonces el jabón o el detergente con el que limpias la bandeja debe de ser suave y de olor neutro

7- Ansiedad: observa su comportamiento y cualquier cambio en la rutina de tu hogar que pueda generarle estrés o ansiedad. Los gatos son amantes de la rutina y a veces un ligero cambio puede afectarles más de lo esperado. En éste caso consultar con un etólogo es lo mas recomendable, dado que los problemas de conducta podrían ir en aumento mientras que no se trate la causa real de sus problemas de conducta.

Medidas más acertadas para remediarlo

  • Esterilización: consulta a tu veterinario, él te informará de las ventajas, inconvenientes y cuidados.
  • Mantener el arenero limpio y  lejos de ruidos, zonas muy transitadas o temperaturas altas.
  • Premia el buen comportamiento de tu gato cuando hagas sus necesidades en la bandeja.
  • No lo castigues cuando lo haga por la casa. Probablemente tenga sus motivos y esa es la manera que tiene de comunicártelos.
  • Puedes recurrir a un spray para gatos diseñado específicamente para evitar el estrés. Un producto con feromonas que ayudará a que no haga pipí por la casa. 

Recuerda: si tu gato hace sus necesidades fuera del arenero ten paciencia. Una buena forma de ayudarle a que modifique esa conducta es tener en cuenta por qué lo hace. Y si es necesario, recurrir a la ayuda de un especialista.

 

 

Síguenos