beneficios de los gatos para la salud

Los beneficios de los gatos para la salud humana

Si estás leyendo éstas líneas y eres un seguidor de nuestra página, sabemos que habitualmente te preocupas por la salud y el bienestar de tu gato. Pero ¿sabías que hay muchísimas formas en las que tu gato te ayuda a ti a mejorar tu estado de salud? En el post de hoy te contamos algunos de los principales beneficios de los gatos para la salud de los humanos.

Son numerosas las investigaciones que han demostrado los efectos beneficiosos de las mascotas en la salud de los humanos.

En primer lugar, destacan la importancia del vínculo que se genera entre humano y gato o perro. Una relación afectiva muy armónica en la que nuestros peluditos pasan a ser nuestros amigos y confidentes.

Pero el efecto positivo no se queda allí. Existen infinidad de beneficios que un gato aporta a la salud de los seres humanos

Beneficios sociales

Estudios realizados en ancianos y en niños han demostrado que los gatos pueden actuar como “catalizadores” sociales que facilitan las relaciones humanas.

Se dice que el sólo hecho de exteriorizar el afecto que se siente por nuestro animal mejora sensiblemente la capacidad de interactuar, despierta la necesidad de recuperar el contacto con otras personas y de abrir el diálogo.

Otro beneficio comprobado en niños, aunque nada despreciable también en adultos, es que son indiscutibles estímulos lúdicos. Un gatito es un compañero de juego que sin duda ayuda a ahuyentar el aburrimiento y recuperar el buen humor

Beneficios psicológicos

Con su  compañía los gatos ayudan a mitigar el sentimiento de soledad en las personas que viven solas. Pero una vez más, éste simple hecho esconde una multitud de beneficios extras.

Los gatos necesitan unos cuidados que demandan nuestra atención y exigen ciertas responsabilidades. Tener un gato exige dedicación y atención constante. A los niños, les ayuda a desarrollar el sentido de la responsabilidad.

Pero también al volverse conscientes de las necesidades alimenticias de su gatito, dar de comer al animal ayuda a valorar las propias necesidades alimentarias. Además es un excelente ejercicio de memoria y de concentración para pequeños y adultos.

Por éstos motivos, la presencia de un gatito en la casa de un anciano, es considerado un antidepresivo natural. En muchas ocasiones, las personas que se retiran de la vida laboral y que ya no tienen a otras personas a su cargo, pueden entrar poco a poco en etapas depresivas al considerar que ya no son útiles como antes.

Ésta sensación se difumina cuando están al cuidado de una mascota. El hecho de tener una pequeña vida a su cargo hará que vuelvan a sentirse útiles y seguros de sí mismos. Todo ésto por no hablar de la sensación de aislamiento y soledad que una mascota ayuda a mitigar, tal como ya mencionamos en el apartado anterior.

Beneficios físicos

De manera general las mascotas promueven el movimiento y la actividad física de las personas. Aunque podría parecer que los perezosos gatitos poco aportarían en éste sentido, una vez más existe numerosos estudios que dicen lo contrario.

El sólo hecho de ir a por ellos, cepillarlos y en general la rutina diaria que implica su cuidado, requiere un mínimo de movimientos que algunas personas no ejecutarían de no ser por ellos.

Pero aún existen beneficios físicos más potentes revelados por los científicos. 

Existen cada vez más adeptos a las terapias asistidas con animales. En el caso de los gatos, se ha comprobado que, al satisfacer la necesidad humana de contacto, acariciar a un gato ayuda a desviar la atención que en un momento dado se le esté prestando a una situación de dolor o aflicción física o espiritual.

Quienes se han dedicado a observar la interacción entre gatos y pacientes convalecientes han llegado a conclusiones asombrosas que una vez más confirman los beneficios de los gatos en la salud humana.

En gran cantidad de pacientes, se ha observado como el vínculo con sus animales de terapia ayuda a combatir la desgana y la inapetencia que una hospitalización o enfermedad prolongada suele desencadenar.

Se dice que los gatos tienen un poder curativo en su ronroneo. Estudios realizados confirman que ésta respiración cariñosa y rítmica de los felinos, contribuye a relajar y tranquilizar a los pacientes. Así, es reconocido el poderoso efecto estabilizador del ronroneo en pacientes con enfermedades cardíacas, psicológicas o de hipertensión.

Por otra parte la ayuda terapéutica de los gatos, puede ser altamente beneficiosa en enfermedades como el Alzhéimer y trastornos psiquiátricos como la depresión o la esquizofrenia, etc.

La explicación:

  • el contacto con los gatos estimula la producción de endorfinas, sustancias segregadas por el cerebro bajo el influjo de las emociones. Las endorfinas ayudan a reforzar las defensas del organismo protegiéndonos de enfermedades y favoreciendo el bienestar general.
  • Se ha descubierto también que acariciar gatos reduce los niveles de cortisol (hormona relacionada con el estrés).
  • Se piensa además que el contacto físico con gatos incrementa en los humanos la producción de ondas tetha cerebrales, que habitualmente se producen en estados de relajación y calma profunda.
  • El contacto físico con las mascotas aumenta los niveles de oxitocina, una hormona que se relaciona con el establecimiento de relaciones sociales.

La lista de beneficios sigue creciendo día tras día. A medida que la ciencia aumenta su interés en la relación entre los humanos y sus amigos los animales.

Afortunadamente, los seres humanos somos cada vez más conscientes de que los animales no representan sólo comida o trabajo en nuestras vidas.

Y tú, ¿tienes la suerte de tener un gato en tu vida? 

Si no lo tienes ¿a qué esperas? 

Pon un gato en tu vida y no tardarás en comprobar todos éstos beneficios:  seguramente serás capaz de enumerar muchos más!

 

 

 

 

 

 

Síguenos