gato en brazos

Lo primero que vamos a explicarte aquí es la diferencia entre el término “castración” y esterilización”.

¿Qué es la esterilización?

En la esterilización se realizará una cirugía al animal con el fin de evitar su reproducción. Pero aquí no se interfiere en los ciclos hormonales de la hembra ni las gónadas de ambos sexos.

Bajo ésta denominación incluímos la ligadura de trompas en hembras o la vasectomía en machos. Por lo tanto, cuando hablamos de la esterilización, los ovarios y testículos quedan intactos.

Así, el gato puede seguir teniendo comportamientos territoriales y/o sexuales ante el celo de la hembra y seguirá marcando. Por su parte,  la gata seguirá teniendo sus “celos” de forma normal. En éste caso, ambos sexos procurarán aparearse, pero el resultado nunca será un embarazo.

¿Qué es la castración?

En éste caso se procede a la extirpación de los testículos a los gatos o,   en caso de hembras a una ovario- histerectomía. Por lo tanto, con una castración, se consigue inhibir el comportamiento sexual.

La castración provocará  un cambio radical en la vida de tu gato o gata. A diferencia de lo que se consigue con la esterilización, que se limita a evitar la reproducción.

La opinión mas consensuada entre los profesionales es la que promueve a castración frente a la simple esterilización.

No obstante, muchas personas se muestran contrarias a tomar esa decisión. Muchas veces, ésta postura se basa en ciertos mitos ampliamente difundidos al respecto. A continuación te explicamos el porqué muchos de ellos carecen de fundamento.

1- La castración es anti- natural

Pensemos por un momento: ¿tiene sentido dejar que nuestro gato desarrolle un impulso que no le permitiremos satisfacer? 

2- Tienen derecho a disfrutar de su sexualidad

Los gatos como el resto de los animales, no tienen sexo por placer. Para ellos el único objetivo es responder a un estímulo hormonal. La finalidad del sexo para ellos es la reproducción y acontece de manera irreflexiva. Por lo tanto,  si la gata no va a parir, no tiene sentido esta práctica, e igual argumento se puede aplicar al macho.

3- Las gatas necesitan tener al menos una camada antes de castrarlas

Ni las gatos ni las gatas buscan satisfacer necesidades psicológicas con sus comportamientos. En ellos la reproducción es un instinto. No se trata de una elección consciente.

4- Les cambia el carácter, se vuelven apáticos y engordan

En general, luego de la castración, los animales se vuelven más tranquilos. Esto se debe a que no sufren los altibajos del ciclo hormonal. Tampoco padecen las frustraciones por no poder satisfacer su instinto. No obstante,  el carácter innato de cada animal se mantendrá intacto.

Sí puede que tengan cierta tendencia a engordar debido a que su actividad disminuye, pero si la alimentación es la adecuada y se le estimula con juegos, su figura quedará intacta.

5- Me gustaría que tuviera hijos para quedármelos

Las camadas de las gatas pueden variar en número de crías. En el caso de gatas jóvenes y sanas, normalmente pueden tener más de tres crías. ¿Qué harás con los que no consigas dar y no te quieras quedar?

Despejadas algunas dudas y aclarados éstos mitos, debes saber que existen  argumentos de peso por los que te recomendamos recurrir a la castración  de tu gatito o gatita. 

Si te interesa, puedes continuar leyendo sobre los beneficios de la castración en gatos aquí.

 

 

 

Síguenos